Las piedras naturales tienen la ventaja de adaptarse a cualquier ambiente, ya sea interior o exterior. Aunque las piedras naturales son duraderas y resistentes, si se colocan en el exterior están expuestas a la lluvia, la contaminación, la salinidad en lugares cercanos al mar, a la suciedad y a los rayos UV.  

A continuación, te daremos algunas recomendaciones para que las piedras naturales se mantengan espectaculares por mucho más tiempo, sobre todo si son colocadas en exteriores.

Instalación profesional

Evalúa si la zona en donde instalarás la piedra requiere una malla impermeabilizante o si necesita nivelación, también define el adhesivo que utilizarás considerando el tipo de suelo y las características de la piedra natural.

Aplicación del sellador

Al estar expuestas a la intemperie las piedras naturales pueden mancharse, dañarse por la humedad, generar salitre u hongos entre las juntas. Para evitarlo se recomienda la aplicación periódica de un sellador que proteja la piedra.

Limpieza

La limpieza frecuente de la piedra ayudará a mantenerla en perfectas condiciones por más tiempo. Es recomendable evitar ácidos o corrosivos que pueden dañar la piedra.

Si estás pensando en optar por piedras naturales para colocar en alguno de tus espacios, no dudes en ponerte en contacto con profesionales que te ayudarán a elegir la mejor opción.